miércoles, 22 de septiembre de 2010

Sin ideas


4 comentarios:

Blahnik dijo...

El otro dia comencé una historia bastante interesante acerca de una chica q creia q su amor perdido estaba dentro de la lavadora...la ponia una y otra vez para poder mantener conversaciones "coherentes" con alguien,xq en el sonido del centrifugado escuchaba su voz...Esto es solo el principio, pero si una lavadora me inspiró, una patata floreciendo y una antiquisima maquina de escribir creo q pueden dar para mucho...

José G Obrero dijo...

¿Cómo sonarán todas esas palabras centrifugándose, sin parar de dar vueltas, mezcladas con detergente y suavizante y quién sabe si alguna moneda suelta? Estaría bien leerlo.
Algo que se llama "Sin ideas" y que en sí mismo es una idea, es metalenguaje (una palabreja pedante) que puede dar ríos de tinta o de flashes, dependiendo de la mano (y del ojo).

Gracias por tu comentario.

Maria dijo...

^^ me gusta más el morado, lo sabes, pero porque ese es Nuestro. jumjum.

la historia se escribe a base de latidos y disparos. que se me acaba de ocurrir

mua!

José G Obrero dijo...

Estoy de acuerdo contigo, María. El otro día volví a ver esa casualidad feliz pero inevitable (porque parecía algo trabajado a propósito) y lo pensé: esto es algo redondo, como poema en sí y por todos los significados que contiene.

Un beso.